martes, 23 de junio de 2009

Repúblicas bananeras y patateras



Estaba yo ésta mañana tomando el café cuando leí un artículo de opinión, en un periódico cualquiera, sobre la asfixiante presión del centralismo filofranquista sobre la incipiente y democrática república independiente de Valdetarugo de arriba (no confundir con Valdetarugo de abajo..), y me dije...¡Cáspita!, uno que solía pensar que eso del nacionalismo a ultranza es cosa de vascos o catalanes, que siempre fueron las ovejas revoltosas... pero no, resulta que en Valdetarugo de arriba, a poco que te despistes, te salen con una bandera (campo verde "dehesa", con ovejo grana cruzado de gorrino en gul), un himno local y hasta idioma autóctono, tiene bemoles el asunto. Y capaces son de remontarse la tradición hasta la época del Cid, aduciendo que por alli pasó Almanzor a hacer aguas menores, o que Isabel la católica mandó colgar a los mártires de Valdetarugo por no llegar a la cuota de cabestros...


En fín, que parece que eso del nacionalismo está de moda, y yo, que aunque no soy nada moderno, trato de moverme con la corriente por aquello del que dirán, he decidido llevar el tema un pasito más allá. ¿Para qué ser tan expansivo, digo yo, compartiendo mi autonomía con un montón de conciudadanos de Villatortas o Valdetarugo?. ¡Si igual ni nos llevamos bien ni nada! (Además, nunca he hecho migas con Marcial, el de el tercero...). Yo propongo que cada uno se monte su propia república independiente, radicando la capital en si mísmo. Así pues, cada uno de nosotros, se convertiría en un estado soberano e independiente, vamos, progresivo y libertario del copón.

¿Os lo imagináis?, ese tío que se acerca a una pájara hermosa con lúbricas intenciones reflejadas en la cara, y la tipa le suelta..."Esta usted violando el espacio aéreo soberano de Cristinistán, si no se retira inmediatamente, nos veremos obligados a tomar medidas disuasorias...." (todo ello mientras le enseña la parte que duele de la mano amenazadoramente...). O esa señora que va a comprar el pan y le dice al panadero "Señor presidente de la república panificadora de Martínez, en virtud de mi posición como ministra de asuntos exteriores de la república popular de Maruja, le exhorto a participar en una importación de sus productos, previo pago de su contravalor..." y el panadero va y dice..."Debemos estudiar su propuesta, honorable ministra, le responderemos con un burofax el mes que viene, mientras tanto, a la cola".

La verdad es que todo sería más complicado, si, pero tendría su punto ver a la gente comportándose con educación exquisita (por aquello de no empezar conflictos), o la creación de bloques como el O.R.T.O. (Organizacion Reunida del Tratado de la Ostia sin H), esas guerras frías entre bloques de escalera... esas agresiones infames, contrarias a derecho en el lugar de trabajo..... En fín, lamentablemente, quizás ni siquiera llevando las cosas a este nivel de esperpento digno de Valle-Inclán, se le abrirían los ojos a todas esas marmotas legañosas que aún quieren hacer apología excluyente de una "nación" que se han montado para ellos solos, con tiralíneas y photoshop. Eso sí, luego todos podríamos presumir de exquisita corrección política y darnos palmaditas solidarias en la espalda, porque este sistema de "autogobierno legislativo no coercitivo independiente libertario hasta de uno mismo" nos hace la hostia de progresivos, modernos y hasta más guapos...... Pues eso, después de ésta reflexión, he pensado que mañana desayuno mirando a la pared, para no tener disgustos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario